semxforo_web.jpg

La colocación de un nuevo tipo de asfalto en la autovía a su paso por Gelves reduce la contaminación acústica en un 50%

31/01/2018

Así lo demuestran los primeros resultados del estudio promovido por la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, en colaboración con dos empresas del sector.

Así lo demuestran los primeros resultados del estudio promovido por la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, en colaboración con dos empresas del sector.

semxforo_web.jpg {semáforo web} Los responsables del proyecto Soundless, financiado por la Unión Europea y que investiga en qué medida el uso de nuevos tipos de asfalto elaborados con materiales reciclados y absorbentes puede reducir la contaminación acústica en carreteras, tienen ya los primeros resultados. Las pruebas se han hecho en la A-376, a su paso por Montequinto, y en la autovía de Coria, a la altura de nuestra localidad, Gelves. Los datos recopilados a lo largo de casi un año evidencian que la reducción es importante, de seis y cuatro debelios, respectivamente y según los materiales utilizados en cada caso. Ello ha hecho que la población afectada por niveles de ruido superiores a lo permitido en zonas residenciales se reduzca a la mitad. Si bien, la solución no es suficiente por sí misma para atajar este problema, que requeriría en todo caso de otras medidas complementarias.

El llamado proyecto experimental Soundless fue puesto en marcha por la Consejería de Fomento y Vivienda en febrero de 2017, en colaboración con dos empresas que trabajan en el desarrollo de este tipo de materiales: la Fundación Cidaut (de investigación y desarrollo en transporte y energía) y Eiffage Infraestructuras (especialistas en obra civil y en fabricación de mezclas asfálticas).

Aunque el proyecto prevé que la recopilación de los datos se prolongue durante otro año para obtener conclusiones definitivas, ya están disponibles los primeros resultados. En la conocida como autovía de Coria (A-8058), las pruebas se están desarrollando en un pequeño tramo, de poco más de 500 metros (entre los puntos kilométricos 3,35 y 3,87), a su paso por la urbanización Marina de Gelves. Allí se colocó una mezcla (con betún y caucho, empleados en diferentes porcentajes a ambos lados de la calzada), que han logrado que la emisión del ruido del tráfico se reduzca en 4 decibelios y la población afectada por niveles de ruido superiores a lo aconsejado se reduzca en 177 durante el día y en 195 durante la noche.

Esta carretera, que se extiende desde la capital hasta La Puebla del Río, tiene a su paso por Gelves una densidad media de tráfico de unos 30.000 vehículos al día, que pasan a una velocidad media de 50 kilómetros por hora.