Hacienda_Torrequemada.JPG

La Hacienda de Torrequemada presente en la candidatura del Paisaje del Olivar ante la Unesco

31/01/2018

La Diputación de Sevilla se une a la de Jaén para elaborar un expediente cuyo objetivo es que los Paisajes del Olivar sean considerados Patrimonio Mundial.

La Diputación de Sevilla se une a la de Jaén para elaborar un expediente cuyo objetivo es que los Paisajes del Olivar sean considerados Patrimonio Mundial.

Hacienda Torrequemada La Hacienda de Torrequemada, situada en el término municipal de Gelves, forma parte del expediente elaborado por la Diputación de Sevilla para conseguir que la UNESCO declare los Paisajes de Olivar Andaluces como Patrimonio Mundial. Y lo hace de la mano de la Diputación de Jaén, ya que es la provincia con mayor superficie destinada a este cultivo, que forma parte de la esencia y la cultura de nuestra tierra. Para el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, "el olivo y sus productos, el aceite y la aceituna, están en la misma esencia de la historia y la cultura de nuestros pueblos, con un legado que ha marcado profundamente el modo de vida de muchos andaluces a través de cortijos, haciendas, forma de vida, autoestima, tradiciones, canciones, cultura, fiestas o la propia gastronomía".

La iniciativa surgió de la Diputación de Jaén, con su presidente al frente, que resulta ser una voz más que autorizada para proponer que los Paisajes del Olivar sean considerados Patrimonio Mundial. "Y junto a esa Diputación se han colocado las demás, que también llevan el ADN del olivar en sus genes, imprimiendo carácter a Andalucía", asegura Villalobos.

La provincia de Sevilla cuenta con lo que se catalogan como Paisajes de Olivar Excepcional en tres haciendas: la Hacienda Guzmán en Rinconada, la Hacienda Tavera en Carmona y la Hacienda San Ignacio de Torrequemada en Gelves .

Según el mencionado expediente, en Andalucía se levantan 70 millones de olivos en un total de 1,5 millones de hectáreas , suponiendo un mar de olivar, que marca la idiosincrasia propia, que se espera tenga en cuenta la UNESCO a la hora de valorar la candidatura que se presentará el año próximo.